Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14 de marzo de 2013

Baguettes de espelta y champán



El otro día vi el tremendo Pan de vino tinto de Carlos Dube en Mercado Carbajío y el viernes por la noche alimenté mi masa madre para hacerlo. El sábado a primerísima hora, pero escandalosamente temprano para la mayoría, me levanté y me puse con el, la desilusión fue mayúscula cuando vi que no tenía ni una botella de vino tinto en casa, había blanco, rosado... incluso una botella de champán que sobró de la Nochevieja, tenía de todo lo que tomamos de vez en cuando pero de vino tinto que es el más habitual en casa ni rastro!

Ya que me había ilusionado con un hacer un pan borrachín abrí la botella de champán, era bueno por cierto, seguramente un desperdicio en toda regla pero a mí con tanta burbuja me sienta de mal.... a la masa le cayó de miedo, levó estupendamente y desprendía un olor increíble. Encendí el horno y coloqué la hogaza dentro de la cacerola (aunque debería decir horno holandés que en realidad es lo mismo pero queda mucho más fino para este pan tan pijo) desgraciadamente me puse a limpiar y me olvidé de él, fue mala suerte porque casi cualquier cosa sin importancia me hace dejar de fregotear instantáneamente... la pobre hogaza levo demasiado y la espelta no aguanta lo de pasarse de levado porque se desinfla y luego ya no sube ni aunque la hornees en el mismísimo infierno. Eso le pasó al pobre pan, que muy oloroso y con un marcado sabor a champán pero bastante bajo y apelmazado.

Por quitarme el capricho y darle uso al resto del champán me hice estas barritas sin masas madres ni nada, a pelo. Ya veis que quedaron muy vistosas y crujientes pero ni rastro del champán, ni olía durante el levado ni al hornear y no sabía ni remotamente a champán, ni a cava, ni a gaseosa coloreada. Lo peor es que no tengo ni idea del motivo así que decidí comprarme otra botella - de alguno que esté de oferta para no destrozar mucho el presupuesto - y volver a intentarlo con la hogaza. Todos estos preclaros pensamientos surgieron mientras me comía un buen trozo de la baguette aún caliente con su poquito paleta ibérica Joselito recién llegada de Jamoteca. Y me debí el resto el champán que tampoco era cosa de desperdiciarlo.





Ingredientes

350 gr. de harina blanca de espelta
20 gr. de gluten de trigo
200 gr. de champán o de cava
8 gr. de sal fina
5 gr. de levadura seca de panadería






Preparación

Mezclaremos la harina, el champán y el gluten, lo dejaremos reposar 15 minutos. Añadiremos la levadura y la sal y amasaremos un poco en cualquier máquina hasta conseguir una bola de masa. La sacaremos a una superficie ligeramente enharinada y la amasaremos a mano hasta que quede bien suave, es una masa poco hidratada así que se amasa bien sin pegarse al mármol ni a las manos sin apenas añadir harina.

La colocaremos en un bol ligeramente aceitado y la dejaremos levar durante media hora. Pasado este tiempo habrá levado poco pero igualmente le hacemos un plegado doble, reposará 30 minutos y la plegaremos de nuevo, 30 minutos más de levado y la sacaremos sobre la mesada donde la bolearemos ligeramente y la dividiremos en cuatro partes de unos 150 gr. cada una para hacer mini-baguettes como las de la foto o en dos pedazos de unos 300 gr. para baguettes.

Estiraremos cada bolita con el rodillo hasta darle forma de rectángulo pero sin esquinas, más bien será una elipse. De esta manera al enrollar la masa el centro será un poco más grueso y nos será más fácil formar los picos bien pronunciados. Una vez enrollada bien prieta la hacemos rodar por la meseta para estirarla a la medida de la bandeja de horno o del molde metálico para baguettes, procuraremos que nos quede bien sellada la unión y la colocaremos hacia abajo.

Las taparemos con un film y dejaremos que leven una media hora, mientras, calentaremos el horno al máximo. Justo antes de hornear les haremos unos cortes a las barritas y las meteremos en el centro del horno durante unos 20 minutos a 225ºC o hasta que estén bien tostadas. Es importante hacer vapor al inicio del horneado para que se expandan rápido y bien. Enfrían rápidamente al no tener apenas miga y lo ideal es comerlas casi al momento, al pasar las horas ya no están tan crujientes y tiernas.



40 comentarios :

  1. Qué buena idea, tienen que quedar buenísimas. No hay más que verlas: preciosas. Los cortes son envidiables.

    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cortes quedaron resultones porque la masa estaba poco hidratada, a cambio se paga el precio de que se comportan como el llamado 'pan de gasolinera'.... muy crujiente a mediodía y duro por la noche.

      Eliminar
  2. guardame una pero ya!!!! q esto tiene pinta de estar genial!!! a ver de q se me ocurre rellenarla...
    saludos

    ResponderEliminar
  3. No se si sabe a champán o no , pero con esa pinta te aseguro que ni me importa. Está doradito y crujiente, vaya pinta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasó con el champán que les puse fué un misterio.... desapareció y era un buen vaso ¿eh?, no una cucharadita...

      Eliminar
  4. Salomé, eres genial!! no te cuento tus baguettes de espelta con champan, sin sabor a ...con vino o sin vino, con el otro champán que has usado y has brindado con el restillo, yo haría lo mismo o al revés, jejej!! y ese jamón..........y ese pan perfecto, como siempre!! jejeje, bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que conseguir un pan de champán.... y comerlo con foié, no paro hasta lograrlo.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Yo que tu me ahorraba echar el champán .... para lo que les lució!

      Eliminar
  6. Te salieron muy bien...............la historia tantas veces me paso a mi de olvidarme.............yo tengo pendiente hacer un pan de vino tinto que vi el otro día en un blog..............otro día tengo que hacer este...............un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es el mismo que vi yo Roski, una pasada...

      Eliminar
  7. Impresionada!....cuando tenga champana lo hago....no se si me quedara tan hermoso como a ti....perfecto!.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo lo que a Loly, igual es desperdiciarlo, quizá mejor poner agua y que les zurzan!

      Eliminar
  8. Te quedo pintado!!!!y ese bocata de jamón que esta que no lo quiere nadie me lo llevo me sentara de maravilla jeje....Madre mia que bien te manejas con el pan eres mi panadera preferida...Besitos y buen finde..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que un bocata de jamón es lo mejor, pero de toda la vida...

      Eliminar
  9. Con todo lo que has contado deseando ver la hogaza que si las baguettes sabes que me tienen loca desde "su embarazo" imagina cuando llegue la hogaza.
    Y ese bocata además acompañado de la copita al lado todo un lujo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también voy detrás de la hogaza no creas, os la enseñaré cuando la consiga.

      Eliminar
  10. Salomé me ha gustado y he leído con detenimiento todo el relato, la verdad es que fue toda una historia el primero sin vino, luego el pasarse y luego la maravilla de resultado de esas barras, que no envidian en nada a las mejores si supiese decir cuales son, pero desde luego que estas son unas de ellas, menudos cortes, que delicia de pan!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de meter la hogaza en la cazuela pero NO la cazuela en el horno encendido fué un fallo toal.... a la hora tenía un horno caliente que pelaba y una cazuela con un pan deforme, sobrelevado y´crudo!

      Eliminar
  11. Vaya pintaza!!!! Y con champagne... qué pena lo de la hogaza, seguro que era un espectáculo verla. BS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un espectáculo pero de mucho miedo.... jejeje.... me dió una rabia!

      Eliminar
  12. Nos animas al contar que también te despistas al hacer pan. Es verdad que si te pasas con el leudado, la masa no queda igual. Con o sin champagne, estas baguettes te han quedado como recién compradas en París. A la espera de la hogaza. A mí el champagne no me gusta pero igual que me pasa con el resto de bebidas alcohólicas, usarlas para cocinar es habitual en casa. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooooooooooooo, si yo te contara, de mi cocina han salido los horrores más espantosos de pan que puedas imaginar! Me consuelo pensando que así se aprende.

      Eliminar
  13. No sabrá a champagne pero tiene una pinta que quita el sentido y encima acompañado con un joselito uhmmm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, un pan crujiente y un Joselito es lo más!

      Eliminar
  14. Bufff que pintaza...que rico!!! besos

    ResponderEliminar
  15. Una idea genial con el champan o el cava. Lo que me he reido contigo, eres genial contando cosas,la baguette yo la veo divina y una pena que vayamos tan locas y no nos acordemos de lo que tenemos en el horno, yo hago ahora una cosa, cuando pongo algo en el fuego o hago una masa, pongo el reloj de la cocina, así va sonando y me acuerdo si estoy haciendo otras cosas, no sera la primera vez que se me quema algo o hago algún desastre.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo esta vez es que meti la hogaza en la cazuela pero la deje FUERA del horno, cuando ya deberia estar listo seguía levando que aquello aprecía una masa de chicle masticado...
      Lo peor es que pongo un temporizador que pita como un condenado pero estaba al otro lado de la casa y no me enteré... y no porque viva en un castillo precisamente!

      Eliminar
  16. Pues no se como te habria quedado la hogaza ,pero las baguettes estan de muerte y mira tu por donde ademas te diste una satisfacion ,con un bocata de jamon que quita el sentido
    besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí, que no hay que quedarse mal agusto nunca!

      Eliminar
  17. Vaya pinta que tienen esas baguettes... y con el Joselito no te digo... Ains que hambre!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo mejor para el hambre un bocata de jamón!

      Eliminar
  18. De buenas a primeras, lo del champán en la masa de pan me parece casi un sacrilegio, pero leyéndote como que me quedo con ganas de ver la hogaza... (la barra del bocata espectacular!, aunque a lo mejor no soy imparcial porque me pierden los bocatas de jamón, jj)
    Me ha hecho gracia que al parecer tú -como yo- también cacharreas en la cocina a horas que no se pueden contar porque te toman por loca...
    Y digo yo, que tal el jamón en ese sitio? Por qué lo compras ahí?
    Y otra cosa, puedes tomar el gluten del trigo?
    Besazos reina y buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo ganas de hacer de nuevo la hogaza porque ésta al levar demasiado quedo muy compacta pero de sabor muy rica. Yo trabajo toda la semana y madrugo mucho asi que el finde me despierto pronto y me meto en la cocina y no me llega el tiempo para nada!

      El jamón en Galicia no es precisamente lo mejor que se puede encontrar por clima y por costumbres también, no es como en Andalucía que no hay que buscar mucho para encontrar un buen jamón así que es muy cómodo comprarlo ya empaquetado al vacío y consumirlo a tu ritmo sin el miedo a que se estropee... Lo del gluten es chocante y me lo preguntan siempre...

      Tengo INTOLERANCIA a la harina de trigo pero no al gluten porque son dos alimentos totalmente distintos y gracias al gluten la espelta consigue el cuerpo que no tiene por si misma ya que su gluten es muy débil.

      Eliminar
  19. A eso le llamo yo, sacar provecho!!!
    Te han quedado estupendas!!!
    Un besote,
    IDania

    ResponderEliminar
  20. No encuentro palabras, Salomé.
    Yo, con mi escasísima experiencia panadera, me desespero con la espelta porque "pesa" mucho más que la harina normal, y le cuesta más levar... Pero tú consigues con ella una auténtica maravilla de baguettes, que me dan una envidia de muerte, jejeje.
    Y, leyendo tu entrada y tus comentarios, estoy aprendiendo una barbaridad: igual mi "problemón" con la espelta se debía a la falta de gluten. Lo tendré en cuenta cuando vuelva a animarme con el pan.
    Una pasada tus barritas, ¡me encantan!.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá usas espelta integral... lo digo porque es la harina que más se ve en los comercios, si compras espelta blanca, sin salvado, o la pasas por un cedazo para quitarle la mayoría, verás que la cosa cambia, es muy complicado trabajar con la espelta 100 %integral, aún más que con el trigo 100% integral. Esta harina no es que tenga poco gluten sino que es flojucho, añadiendo un poco mejora notablemente.

      Eliminar
  21. Pues no sabrán ni olerán a champán pero con la pinta que tienen esas baguettes a mí plin :) veremos la hogaza??

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que hice desde luego que no porque no me gustó nada, hay que repetirla...

      Eliminar
  22. Milvgracias guapa,yo esto de hacer pan...como que no me ha dado por ello,hasta ahora que se me antoja hacer una cesta de pan,mi amiga Ruth me ha aconsejado que vea esta receta,entre mañana y pasado te cuento que tal me queda...Un abrazo y mil gracias de nuevo.

    ResponderEliminar

Agradezco enormemente vuestros comentarios y visitas, espero volver a veros muy pronto. ¡Aquí estaré con algo rico recién hecho!

Blogging tips